¡Un Debut Épico!

Faltaban unas horas para agotarse el plazo de preinscripción en el campeonato de Euskadi Master haya por el año 2018. Los últimos rayos de sol, golpeaban mi flamante cuaderno de notas mientras me disponía a guardar los últimos entrenamientos que mis apasionados corredores conseguían completar. Los resultados de los meses anteriores estaban comenzando a salir y los entrenamientos eran cada vez más rápidos.
La última sesión; una de las más duras, reflejaba el carácter del grupo elite. Un grupo estupendo que además de centrarse en la mejora, se desviven por ayudarse y luchan por que el conjunto este cada vez más unido, fuerte y motivado.
Dicho entrenamiento, constaba de 6 series de 800 Metros con 2 Minutos y 45 segundos de recuperación (6x800R2’45’’) y las medias eran extraordinarias. Los Resultados de un atleta veterano, eran espectaculares destacando así entre la multitud. Dicho atleta estaba más fino que nunca y me veía en la obligación de advertirle que debíamos pasar al siguiente nivel (La competición oficial en pista), sin embargo, conocía su respuesta y por desgracia iba a ser una negativa.

En este instante, decido colgar la información en el chat privado para darle un toque de dramatismo. En esa información aparecían las pruebas atléticas, distancias, marcas y mínimas necesarias para competir… 2 atletas del equipo dieron un paso al frente y se presentaron como responsables de su inscripción asumiendo las consecuencias de la misma con una multa por no participar a la que se enfrentarían días más tarde.
Finalmente, estos 2 atletas y un servidor, decidimos inscribirle en contra de su voluntad en la Prueba Reina; los 1500 Metros lisos; el mejor lugar para estrenarse tras la historia que Fermin Cacho había dejado en nuestras memorias.
Prueba, que aúna numerosas gestas y sobre la que se han escrito numerosos relatos como el siguiente describiendo su pureza y los sentimientos que evoca al correrla o superarla.

Os dejamos un fragmento:
“Correr una milla, es un arte en sí mismo. La distancia a diferencia del esprint de las 100 Yardas o la maratón, requiere un equilibrio entre velocidad y resistencia. La persona destinada a romper aquella barrera tendrá que aunar velocidad, un entrenamiento diligente y una conciencia suprema de su cuerpo para permitirle cruzar la línea de meta al borde del agotamiento absoluto. Además, la milla debe superarse en soledad, sin compañeros de equipo a los que echarles la culpa, ni discurso de motivación del entrenador en el descanso. Uno no puede escudarse en el frio, en el viento en contra, en una pista lenta o en los empellones del pelotón, pero en última instancia todos son obstáculos a superar. Ganar una carrera de atletismo, sobre todo las que se corren contra el reloj, es, al fin y al cabo, una batalla contra uno mismo” decía Neal Bascom nada más empezar el milenio.

Pues bien, una vez enmarcada la prueba os contaremos como comenzó todo. Hace unos años Ináxio Mujika, un corredor popular de cuerpo robusto y fuertes pisadas vio en su hermano mayor, algo fuera de lo normal, algo extraordinario que no podía pasar desapercibido.

 

De sonrisa eterna y con el carácter chulesco de Maurice Green, Fidel Mujika cumplía 61 otoños, cuando su hermano pequeño, al ver sus marcas y el posible talento que asomaba, se propuso convencerle para inscribirle en un equipo y darle la oportunidad de ver a donde podían llegar sus finas y llamativas piernecitas, ahora ya castigadas por los innumerables años trabajando como persianero.

Tras varios intentos erráticos, Inaxio Mujika dotado de una inteligencia importante y un nivel de estrategia y poder de convicción alto, decidió inscribirse el mismo, en las navidades del 2015 provocando que Fidel de carácter pasional y guiado por impulsos, cayera en sus redes y se apuntara en Enero 2016, con más ilusión que nunca y un futuro incierto lleno de posibles aventuras.

Inscrito y decidido a cumplir las órdenes del míster junto al clan runnersansebastian, comenzó su andadura con innumerables retos por delante.
Su primer strike, fue su forma de entrenar. Dantesca, sin orden y de carácter aleatorio no había forma de cogerla, por lo que al entrenador le costó varios meses de duro trabajo llevarle en la dirección adecuada y comenzar a construir un futuro de victorias.
Tras 6 meses de duros entrenamientos, comenzaron a venir los primeros podios en las conocidas carreras Populares de San Sebastián.

– Runss Dragon 2016
– Donostileague 2016
– La Clásica de SS 2016

La relación atleta-entrenador era muy fácil y su cuerpo parecía estar cincelado para la carrera a pie, con innumerables músculos, venas y arterias que sobresalían por los resquicios de sus pantalones cortos, un corazón de hierro y una mentalidad ganadora que le llevaba a romper las barreras de la velocidad.

Todo esto, no hacía más que llevarle a su entrenador a pensar en subir de nivel, sin embargo su mente le jugaba malas pasadas y no conseguíamos entrenar al nivel de sus capacidades, por lo que comenzamos con lo más básico, entrenar con cabeza.
En su segundo año y convencido de que tenía que mejorar su forma de entrenar y controlar su cabeza, decidió olvidarse de sus fantasmas y empezar a cumplir al detalle con lo que su entrenador le dictaba. Esto supuso un gran avance por lo que nos empezamos a introducir en los primeros campeonatos oficiales como el “Campeonato de Guipuzcoa de 10kilometros en Ruta” mientras las victorias menores seguían llegando:

– Runss Dragon 2017
– Donostileague 2017
– La Clásica de SS 2017
– Carrera de Primavera 2017
– Campeonato de Guipúzcoa de 10km Ruta M60.

Ahora; parecía estar preparado para dar el salto a la pista, sin embargo sus nervios y miedos se lo seguían impidiendo agarrotándole las piernas como 2 bloques de cemento cada vez que escuchaba la posibilidad de tocar el liso, duro y rojizo tartán que las pistas modernas habían sustituido por las antiguas superficies de ceniza.

Finalmente comenzó a entrenar como su nivel atlético merecía y enseguida empezó a notar los resultados.

Sus piernas le pedían volar, sus pies impulsarse más lejos y su mente destrozar cronos. Las sensaciones de su cuerpo eran extrañas. Cuando dejaba unos días descansar sus esculpidas piernas, estas se volvían poderosas y la adrenalina de su cuerpo comenzaba a subir. Resultándole extremadamente difícil contenerse por lo que de vez en cuando se salía del plan y realizaba una ruta que tenía fichada en las proximidades de su hogar junto a bellos parajes y caminos que recorrían los alrededores de igara-ibaeta, dotados de tremendos repechos y cuestas en los que tenía registrados los entrenamientos anteriores y en los que media si verdaderamente estaba en forma.

Lamentablemente estas escapadas solían hacerle recaer ya que la dichosa ruta poseía interminables pendientes que le dejaban a menudo un regalito en forma de lumbago y 2 semanas de entrenos livianos a consecuencia.

Sin ir más lejos, esta situación la vivió en los últimos y lluviosos días de mayo preparando su carrera favorita; “La Runss Dragon” que se celebraba en el solsticio de Verano y para la que suele poner todo su empeño como es el caso de este año.

Recordando su historia y progresión en el team solo me quedan buenos recuerdos y anécdotas hinchantes intentando llevarle a buen puerto. Así que no os sorprenderá si segundos más tarde al inscribirle un jueves 31 de mayo de 2018 en el citado campeonato de Euskadi, esbozase una sonrisa de oreja a oreja mientras pensaba…

“Si compite, la pista le atrapará de por vida.”

Los días próximos eran cruciales. En el afán de despistarle y que callera en la trampa de competir, diseñamos un plan de acción que pasaba por numerosas fases:

Fase 1: Publicar en la redes del club que su Mejor atleta “Fidel Mujika” estaba inscrito en el 1500.
Fase 2: Hacer una tabla de Previsiones en la clasificación final con los tiempos, ritmos y puestos de sus rivales más directos.
Fase 3: Colgar la lista de Admitidos por la federación Vasca; en la que aparecía su nombre de forma “oficial” junto a sus –teóricos- rivales.
Fase 4: Hacerlo Público en las redes externas como Facebook o Instagram, para que los seguidores de RunSanSebastian le animasen en su próximo reto.
Fase 5: Prepararle 2 entrenamientos de calidad y ritmo para los que debía llevar la ropa de competición, zapatillas… y sentirse así en la pomada.

El plan, finalmente tuvo éxito y Fidel expreso sin darse cuenta su primera intención de competir al ir a recoger el Dorsal número 535 a la federación atlética guipuzcoana el lunes 4 de junio 2018 por lo que el Martes 5 Junio, nos disponíamos a realizar su primer y último entrenamiento de calidad.

– Fidel estaba nerviosísimo, notándose en sus continuos comentarios de huida.
– Socorro.
– Allí me pondrán en mi sitio.
– Cardiaco.
– Hay tres mejores que yo y somos 4.
– Todo lo que baje de 5’15’’ será una sorpresa para mí.
– Tengo una paleta rota y se me suele caer.
– Hay que preparar el fracaso.
– …

Para relajarle, hicimos una porra sobre cuál sería el entrenamiento de calidad que le tocaba hacer ese martes 5 de Junio.
Los integrantes del equipo, se sumaron a la porra y comenzaron a presentar sus vaticinios, entre los que se escuchaba alguna barbaridad y otros entrenamientos bastante acertados.

– 5×400 a 1’20’’ y 7×200 a 40’’ (Fidel)
– 6×50 + 7×200 (Inaxio)
– 5×500 + 2×1000 (Txema)
– 10×500 (Jon Cajaraville)
– 12×200 (Oscar Ayude)

Finalmente llegó la hora de entrenar al dar las 20:00 de la tarde. Oscar ayude vino exprofeso para ayudarle y “tirarle” en las que serían sus primeras series como mediofondista; sin embargo Fidel presentaba una cara pálida, blanquecina y llena de miedos que no auguraba nada bueno.
Las series constaban de 2×750 + 1100, a un ritmo de 20’’ cada 100 metros.

Oscar ayude, le consigue llevar a la perfección clavando la 1ª serie en el tiempo previsto, Fidel corre fácil sin cansarse, sin resoplar, sin enrojecerse; pero su cara no expresa lo mismo. Estaba sumergido en un mundo de obstáculos, borroso, confundido y con sensaciones de mareo; LOS NERVIOS, le estaban comiendo.

Numerosas frases de ayuda tanto de Oscar (Excampeón de 1500) como del entrenador caían en un saco roto imposible de recomponer, los minutos de recuperación se agotaban y todavía no le habíamos convencido de que podía con ello. Segundos fuera y 4-3-2-1 nos embarcamos en la 2ª serie de 750 metros llegando al paso del 200 en el que sin motivo alguno Fidel tira la toalla. ¡Estábamos perdidos! Remontar este fracaso sería muy difícil.
Ultima bala del revólver, definitivo entrenamiento (Jueves 7 Junio), concluyente día para presentarnos con garantías al campeonato. Ya sin tiempo, diseñamos un entrenamiento de ritmo fácil, para darle confianza y practicar el ritmo de carrera.

– 3×100+3×200+2×400+ 2XSalida Oficial.
Sorprendentemente Fidel presenta una actitud optimista y en su cabeza ha decidido competir quitándose todas las presiones de encima.
El entreno resulto hacerlo impresionantemente bien y sus sensaciones eran inmejorables.

Ya solo quedaba, esperar al día D.

Cielo raso, buena temperatura y medio equipo trasladado a Durango para verle correr. Las pruebas iban sucediéndose en el horario previsto y se acercaba la hora de calentar (11:30).

Consigo llegar a tiempo a Durango tras haber estado dirigiendo al equipo Runss en San Sebastián. Veo a Fidel tranquilo, trotando y manteniendo los nervios a raya.

Parece ser, que el hecho de reconocer a muchos veteranos con los que había coincidido entrenando, en su pista de atletismo de Anoeta, le relaja y le tranquiliza por lo que paso a explicarle la estrategia de carrera.

Posees 4 Rivales difíciles, Cesar Perez, Cabestani, Iñaki Martínez y Antonio López.
Cesar Pérez está en tu categoría, pero es un hueso demasiado duro de roer ya que entre sus gestas posee innumerables records del mundo y ahora está un paso por delante del resto, así que inevitablemente debes dejarle marchar.

El siguiente rival, de cuerpo espigado y largas piernas es Gorka Ruiz Cabestani, un exciclista que entre sus hazañas cuenta con haber terminado el Tour de Francia escapándose en la última etapa, sin embargo ha corrido el 5000 y estará algo cansado, por lo que su ritmo teórico de 4’53’’ se verá perjudicado y podrás intentar medirte contra él si consigues seguir su estela y atacarle en la última recta.

El tercer rival complicado es el Dorsal 89, Iñaki Martínez, que posee una marca de 4’57’’ por lo que teóricamente puedes vencerle, pero no me fiaría mucho de él, así que estate atento y márcale de cerca.

Y por último, encontramos a Antonio López que en lo que llevamos de año todavía no ha competido en una prueba de 1500 y por tanto no tendría por qué darte problemas.

Detallada la estrategia y a punto de comenzar, los rivales se van concentrando en la salida. Competirán en dos series. En una primera tanda los más veteranos de 55 años en adelante (junto con las chicas) y en una segunda tanda los muchachos de 35 a 55 Años.

¡Comienza la batalla!
Bajo la atenta mirada de los jueces, la línea de salida se va conformando por una hilera de resabiados atletas que con veteranía ajustan sus movimientos para colocarse en la mejor posición situando su mirada perdida en el horizonte, pero con una intención clara, salir por delante del resto.

Cesar Pérez se coloca en el lado exterior de la pista; alejado, tranquilo y con un semblante de superioridad que le separa del resto.
Fidel, concentrado y enfocado en la victoria, olvida sus nervios y se sumerge en su aura de superestrella a lo Maurice Green, y con una mentalidad ganadora ajusta sus Adizero Boston (unas zapatillas Voladoras) al punto de partida.

Los rivales, se quedan abrumados y sin darse cuenta, arrollados por su personalidad le dejan un hueco privilegiado en la línea de salida, dándole ventaja, antes siquiera de haber sonado el disparo que da inicio a la carrera.

¡Fidel esta justo donde yo quería! A punto de competir, en forma y en modo Killer…

El pulgar de su huesudo dedo, acaricia el botón principal del cronometro mientras su mente se concentra. Las fieras están preparadas, y de repente…, un disparo sordo, hace retumbar todo el estadio provocando una emergente subida de pulsaciones en todos los amantes del atletismo que allí nos encontrábamos; “es la salida del 1500”.

Los atletas barajan sus posiciones en las primeras zancadas, y enseguida se definen los primeros puestos de carrera. Fidel, ha salido como un resorte colocándose en las primeras posiciones y enseguida se da cuenta de que debe rebajar sus fuerzas para no pasarse en el ritmo, situándose así detrás de su rival directo, el Dorsal 89 y dejando ligeramente atrasado a Cabestani.

Por la calle exterior se encuentra Cesar Pérez, que ha salido ligeramente retrasado. Sin preocupación alguna y en forma de progresivo pone sus piernas a trabajar y por fuera les adelanta cual relámpago desciende del cielo, situándose antes de que se den cuenta en la primera posición al transcurrir los 100 metros de carrera, marcando el ritmo y en búsqueda del oro como era de esperar.

La carrera en fila, los cronos en marcha, y termina la primera vuelta al Ovalo en el tiempo perfecto, 1 minuto y 21 segundos. El plan se estaba cumpliendo a la perfección.


Comienza la segunda vuelta y la carrera empieza a definirse. Iñaki Martínez uno de sus rivales más directos había despegado junto a Cesar. Corriendo destacados en cabeza de carrera mientras Fidel perdía 4 valiosísimos segundos dejando escapar a cabestani que con inteligencia y veteranía se había acoplado al rebufo de una corredora. Rezagado e invadido por sus miedos, Fidel se suma al ritmo de Antonio López que aunque iba por delante, estaba perdiendo el compás tras haber salido demasiado rápido. El corredor Rojiblanco inevitablemente estaba pagándolo, y veía con impotencia como su ritmo aminoraba mientras Fidel le adelantaba.

Completan los 800 primeros metros y Fidel, al haberse despistado, se encuentra en tierra de nadie en cuarta posición, por lo que decide pasar al ataque, corriendo unos espectaculares 200 metros, y dando caza a Cabestani que en menos de 1 vuelta le había conseguido sacar unos 20-30 metros.
Los 1000 metros los abordan juntos en unos 3 minutos y medio. Una velocidad que desgraciadamente es solo apta para unos pocos veteranos y a la que muchos jovenzuelos les gustaría saborear.

Centrado en la táctica de perseguir a Cabestani y ya algo cansado por la remontada continúan a la velocidad del rayo hasta los 1250 metros, momento en el que Cabestani intenta descolgarle acelerando de forma uniforme y provocando un largo esprint.

El atleta de Runss no se puede quedar atrás, ya solo faltan 200 metros para la gloria y acepta el envite con autoridad consiguiendo seguirle el paso justo al paso por la cuadra de Alberto Menéndez, que situados a falta de 200 metros le animaban como bestias adheridos a unas escandalosas bocinas rojas que resonaban en todo el estadio como si toda la humanidad hubiera venido para empujarle en ese preciso instante, provocando una sensación de euforia que solo él sabrá describir.

Desde luego que al entrenador, es decir, “un servidor”, le emocionaron esos gritos castos que salían del corazón, al ver a uno de los suyos estar a punto de hacer realidad su sueño y ser animado con tanta efusividad por sus compañeros de equipo.

Después del barullo, y con el cronometro en la mano, tocaban los últimos, duros e intensos metros finales en los que si las fuerzas le flaqueaban podía pasarlo realmente mal, sin embargo, sabía que todavía se encontraba cómodo y que aún le quedaban un par de “cambios” por hacer al acercarse a los últimos 150 metros de carrera en los que Cabestani continuaba corriendo bien, manteniendo su ritmo y encarando la curva final.

Entran en la recta, el mundo se paraliza y Cabestani parece estar sufriendo una crisis. Desde fuera parece estar sintiendo como si la línea de meta estuviera a millas de distancia al ser golpeado por una cruel ráfaga de viento que le detiene en seco, sin embargo sus piernas no transmiten lo mismo y parecen mantenerse en un movimiento constante.

¡Es un espejismo! Engañados por un efecto óptico, rápidamente nos damos cuenta de que no ha habido ninguna ráfaga, es Fidel, que está haciendo un cambio de ritmo para sorprenderle y desmarcarse.

Exultante y poderoso, Fidel aprieta los dientes y sus piernas le responden con unos veloces 100 metros por debajo de 15 segundos dejando sin opciones a cualquier rival que hubiera tenido cerca, terminando en 3ª posición y ganando su medalla de bronce en el campeonato de Euskadi Master 60.

Momento, que la afición vivimos con enorme felicidad y que en sus recuerdos se grabara como un día especial junto a su familia; que con cariño, habíamos acudido a su estreno como “ATLETA”.

*No es necesario estar loco para ser grande pero, desde luego, ayuda. – Percy Cerutty-